LENTES DE APOYO ESCLERAL

09.06.2019

El uso de lentes de contacto ha mejorado en los últimos años la calidad visual de muchos pacientes en los que el uso de gafas resultaba un problema. Existe una gama amplia de diseños, materiales y rangos de prescripción

Dentro del nicho de pacientes usuarios de lentes de contacto, existe un grupo en los que su patología (queratocono, post-trasplantes de córnea, síndrome de ojo seco severo) el uso de lentes de contacto convencionales no es capaz de garantizar una buena visión. El uso de lentes de contacto de apoyo escleral es la mejor opción en estos pacientes

Las lentes de apoyo escleral están hechas de un material semirrígido gas permeable y son de un diámetro mayor que lo habitual (16 mm) por lo que el apoyo de este tipo de lentes no está en la córnea (parte trasparente del ojo) sino en la esclera (la parte blanca del ojo). El hecho que no haya contacto entre la lente y la córnea hace que quede un espacio cubierto de lágrima que regulariza y mantiene húmeda la superficie ocular mejorando la calidad visual, los síntomas de ojo seco y en ocasiones retrasando la necesidad de un trasplante corneal.

Pacientes candidatos a uso de lentes de apoyo escleral:

  • Ectasias corneales: Queratocono, degeneración marginal pelúcida, ectasias post-LASIK
  • Síndrome de ojo seco severo
  • Cicatrices corneales
  • Defectos epiteliales persitentes
  • Defectos refractivos altos: miopía, hipermetropía, astigmatismo

Beneficios del uso de lentes de apoyo escleral.

  • Mejoría de la visión: En pacientes con una superficie corneal irregular que genera astigmatismo irregular (queratocono, post-trasplante de córnea, cicatrices corneales) la lente de apoyo escleral genera una nueva superficie frontal más regular y un menisco de lágrima que regulariza la superficie corneal. En el caso de será necesaria una lente tórica, el apoyo escleral garantiza el centrado y evita la rotación del eje del astigmatismo. Existen lentes de apoyo escleral multifocales para tratar la vista cansada.
  • Comfort: Dado que no hay contacto del ápex corneal (zona más curva de la córnea) con la lente, es posible una mejor tolerancia de la lente con respecto a las lentes clásicas mejorando la calidad de vida del paciente. La lente de contacto de apoyo escleral es una lente que se ajusta de forma personalizada a la anatomía del ojo cada paciente: se pueden modificar altura, curvatura, y el modo en que ésta se apoya.
  • Rendimiento: Dado al anclaje adecuado y su poco desplazamiento en la superficie es una buena opción para pacientes que practiquen deportes activos. Se recomienda el cambio de estas lentes cada dos años lo que hace que su precio sea competitivo frente a las lentes estándares.
  • Superficie ocular saludable: En pacientes con sequedad ocular crónica, el hecho de que haya contenido de lágrima constantemente entre la lente y la córnea protege contra la desecación, la deshidratación, los microtraumatismos y disminuye la irritación ocular crónica.
  • Evitar o postponer una intervención quirúrgica: En casos con irregularidades ó cicatrices corneales, el hecho de regularizar la superficie con este tipo de lentes puede evitar o retrasar la necesidad de un trasplante, disminuyendo el número de visitas de seguimiento, tratamientos oculares para prolongados, recuperaciones postquirúrgicas largas.

Proceso de adaptación, manipulación:

  • Será necesario una visita oftalmológica y dos visitas con el optometrista para la adaptación personalizada del perfil de la lente.
  • El paciente aprenderá en consulta como poner y quitarse estas lentes para evitar e deterioro del las mismas:
  • Lavado de manos adecuado
  • Limpieza de las lentes con solución salina, NUNCA con agua del grifo, pues la contaminación de la lente puede acarrear una infección ocular grave.
  • Colocado de la lente en la ventosa sin succión
  • Llenado de la lente con solución salina sin conservantes
  • Manipulación de la ventosa para colocar la lente en el ojo
  • Para retirar: lavado de manos, aplicar la ventosa a la lente y hacer vacío, retirarla del ojo